SINTROM

vitaminak

Las personas a tratamiento con anticoagulantes orales han de tener precaución con el contenido en vitamina K de los alimentos ya que esta vitamina es fundamental en el proceso de coagulación de la sangre ya que es utilizada por el hígado en la producción de factores de coagulación.

En principio una persona a tratamiento con anticoagulantes puede y debe comer de todo. Mantener una dieta mediterránea variada es lo más aconsejable, se recomienda tomar dos raciones de verduras y hortalizas diarias (preferentemente una de ellas cruda) moderando el consumo de cerveza y vino. Tome al menos tres piezas de fruta al día (prácticamente de cualquier tipo salvo algunas como el kiwi) y unos 30 gr de frutos secos una o dos veces por semana. Para completar una dieta saludable incorpore a su dieta  diaria alimentos del grupo de los cereales y dos raciones de alimentos lácteos. Tome además legumbres dos o tres veces por semana.

Es fundamental no variar bruscamente la dieta, precaución por tanto con las dietas de adelgazamiento o en cambios de estación ya que esto puede llevarnos a tomar más alimentos ricos en vitamina K o a suprimir esta vitamina de la dieta de manera brusca. Además si tiene problemas digestivos persisitentes (diarrea y vómitos) que le impidan comer normalmente deberá alertar a su médico.

Utilice preferentemente aceite de oliva virgen, varias tomas hasta un total de cuatro a seis cucharadas al día aportarán la cantidad de vitamina K que usted necesita.

 

Tome su medicación anticogulante todos los días a la misma hora y preferiblemente media hora antes de la ingesta de alimentos.
Precaución con los productos de herboristería y dietéticos, que pueden alterar el control del tratameinto con vitamina K.

Todo esto siempre bajo supervisión del médico que dispone de las herramientas necesarias para realizar controles y reajustar la dosis del medicamento en caso de que sea necesario.

ALIMENTOS CON ALTO CONTENIDO EN VITAMINA K (>40 mcg/100g)

Té verde y vegetales de hoja verde como brotes de alfalfa, espinacas, coles de bruselas, col lombarda, col rizada, brócoli, berros, endivias, lechuga romana, repollo, espárragos, remolacha, cebollino, perejil, tomate verde, nabo verde, acelga, kiwi, higos, aceite de colza, oliva y mayonesa, ciruelas pasas y piñones.

 

ALIMENTOS CON CONTENIDO MEDIO EN VITAMINA K (5-40 mcg/100 g)

Alcachofas, aguacates,coliflor, guisantes, pepino, zanahoria, apio, puerros, judia verde, lechuga iceberg, tomate maduro, pimiento verde, uva y ciruela, atún en aceite, orégano, aceite de soja y sésamo, anacardo, higos, avellanas, pistachos y atún en aceite.

 

ALIMENTOS CON BAJO CONTENIDO EN VITAMINA K (<5 mcg/100 g)

Champiñones,  maiz, berenjena,  cebolla, lentejas, patata, calabaza,pimiento rojo, garbanzos, rábano, calabacín, judias blancas, arroz, pasta, pan, ajo, sal , vinagre, mostaza, especias, azucar, miel, aceite de maiz, cacahuete y de girasol, pasas, albaricoques secos, castañas, cacahuetes, almendras y nueces, pera, mango, papaya, melocotón, manzana, necatrina, cerezas, piña, plátano, naranja, melón, fresas, sandía y pomelo.

 

Alimentos como el pavo, ternera, atún, huevos , merluza, gambas, caballa, buey, pollo, jamón, no suelen contener  cantidades apreciables de vitamina K, excepto el hígado.

 

FUENTES:

Colegio Oficial de farmacéuicos de A Coruña

Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición