Cuidados de la piel en Otoño

otoño

 

  • Si durante el verano protegiste tu piel del sol, te lo agradecerá en el futuro, tanto en su envejecimiento como en la prevención del cáncer de piel. Debemos seguir haciéndolo: además de  fotoprotectores, usa gafas de sol, sombreros, gorras y ropa adecuada. Evita la exposición solar en las horas centrales del día.

 

  • Con la entrada del otoño, la piel tiende a deshidratarse por el mal tiempo y las calefacciones. Recuerda hidratarla después de la ducha o baño con cremas y lociones emolientes, tanto en cuerpo como cara. La mesoterapia en cara, cuello y escote con ácido hialurónico y/o vitaminas puede hacer que tu piel recupere la apariencia perdida por un exceso de sol. No olvides el protector labial y rehidratar frecuentemente las manos.

 

  • No abuses del agua muy caliente en la ducha o el baño; puedes utilizar aceites de ducha o jabones syndet (sin efecto alcalinizante), son menos agresivos y ayudan a mantener el manto ácido de la piel.

 

  • Mantén tu casa con un grado de humedad adecuado cuando enciendas la calefacción. No disminuyas la ingesta de agua.

 

  • Si has dejado de aplicarte cremas regeneradoras, como el ácido retinoico, ácido glicólico, etc… durante el verano, ya puedes volver a usarlas.

 

  • Es frecuente la aparición de manchas y lesiones pigmentadas durante los meses estivales;  consulta a tu dermatólogo para un diagnóstico correcto, además te indicará el tratamiento más eficaz para eliminarlas.

 

  • Los tratamientos de rejuvenecimiento como la toxina botulínica y los rellenos se pueden seguir realizando como siempre.

 

  • Si deseas empezar a frenar el paso del tiempo en tu piel o mejorar tu aspecto, el otoño es la mejor época del año para acudir a tu dermatólogo. Muchas veces se tendrán que combinar diferentes  técnicas y tratamientos, algunos de los cuales no se recomiendan realizar en verano (peelings, luz intensa pulsada, láser…) por lo que cuanto antes consultes, mejor. Una buena planificación requiere tiempo.

 

  • No te alarmes si detectas un aumento de la caída del pelo, es frecuente durante esta época del año. En caso de duda, consulta a tu dermatólogo.

 

  • Algunas enfermedades tienden a empeorar durante el otoño (psoriasis, dermatitis atópica, dermatitis seborreica). No esperes demasiado, el tratamiento precoz suele ser más efectivo.