te quieres comprar un bolso

bolsoSe lleva a diario para transportar objetos de uso habitual fuera de casa, pero a veces se convierte en un cajón de sastre donde todo cabe. El bolso, dependiendo del peso que contenga y el modo de llevarlo, puede conllevar graves consecuencias para la estructura ósea de la espalda y para las articulaciones, sobre todo si se hace una mala utilización de este complemento. “Las consultas por dolor de espalda o de hombro suponen aproximadamente entre un 75 por ciento y un 80 por ciento de las consultas diarias en Traumatología. Los bolsos no se refieren como causa única del dolor pero sí que influyen de manera notable en las patologías”, explica a CF, basándose en su experiencia clínica, Pablo de Lucas, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Ramón y Cajal, de Madrid.

“Aunque no hay tanta diferencia, respecto a la frecuencia del dolor de espalda, entre mujeres y hombres, lo cierto es que a las clínicas de la Fundación Kovacs acuden alrededor de un 68,9 por ciento de mujeres y un 31,1 por ciento de hombres”, puntualiza Mario Gestoso, director médico de la fundación, y añade que “no existen estudios científicos de calidad que permitan decir que el tipo de bolso o su peso causan dichas dolencias. Sin embargo, la mala higiene postural y la carga excesiva de peso pueden incidir, como en el caso de los niños”.

De Lucas indica que cuanto más peso hay en el bolso, más perjudicial es. Cuanto más estrecha la cinta, peor, y si se lleva de forma asimétrica también es perjudicial. En cambio, “si el bolso está bien distribuido de peso, se lleva ajustado al cuerpo y a la altura de la región lumbar, es decir, en bandolera, con una cinta lo suficientemente ancha y acolchada, mejor es el resultado. Los bolsos que se llevan al codo, si son pesados son mucho peores, sobre todo si se llevan mucho tiempo con el codo flexionado. La sobrecarga puede desencadenar un episodio de epicondilitis”.

MÁS VALE PREVENIR
Por tanto, lo mejor para prevenir lesiones y dolores es llevar un bolso no muy cargado con un buen diseño que permita llevarlo a la espalda. Según De Lucas, “lo más importante es el peso: cuanto más ligero mejor. Si ya se tiene dolor espalda, hay que pensar que el bolso es una causa más, sobre todo en la mujer que lo lleva todo el día, pero que también intervienen causas posturales, déficit musculares, etc.”. Gestoso está de acuerdo, al afirmar que “si usan bolso es mejor no cargarlo con peso y utilizar modelos tipo mochila que permitan su colocación sobre los hombros y repartir simétricamente el peso”.

El traumatólogo del Ramón y Cajal señala que “para evitar estas patologías se debe hacer algún ejercicio que ponga en actividad -y mejor si es de forma simétrica- la musculatura del cuerpo y, en concreto, la de la espalda. Por ejemplo, caminar, de forma natural, sin sobrepeso añadido al de nuestro cuerpo, resulta el ejercicio más sano, saludable y barato”.

CAMBIARLO DE POSICIÓN DE FORMA HABITUAL

CAMBIARLO DE POSICIÓN DE FORMA HABITUAL

Pablo de Lucas, traumatólogo del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, ofrece una serie de pautas básicas para evitar los dolores de espalda y las patologías asociadas al cargar en exceso los bolsos:

1. Considerar llevar bolsos pequeños.
2. Rebajar el peso, que no supere el kilo si es posible.
3. Rotar las posiciones. Cambiar el bolso de hombros, brazo y manos cada 5 ó 10 minutos para que éste no corte la circulación de la sangre en los brazos. Hacer simples ejercicios de cuello y hombros para aliviar la tensión de cargar con el bolso: ponerse de pie con los brazos estirados y luego empujarlos hacia atrás como si se estuviera remando de forma suave. Levantar los hombros a la vez y repetir diez veces por cada brazo.
4. Llevar una mochila bien centrada y sujeta a la espalda si se tiene que llevar mucho peso. Hay que recordar que a grandes bolsos, grandes lesiones.

EL TIPO CONOCIDO COMO BANDOLERA ES EL MÁS RECOMENDABLE

La moda dicta los bolsos que hay que usar en cada momento. Éstos son los tipos más utilizados y las consecuencias para salud de la espalda y las articulaciones que se derivan de su mal uso:

Bolso ‘Tote’: Debido a la gran capacidad de este tipo de bolsos, la mujer suele cargarlos de un peso excesivo. En ocasiones se lleva con el codo flexionado, lo que es perjudicial. Lo mejor es que, si la usuaria no puede rebajar el contenido, lo lleve un rato en cada hombro y haga ejercicios simples y suaves de movilización del hombro o codo.

Bolso ‘Satchel’: Sus asas cortas hacen que el peso caiga muerto sobre el hombro y que la mano se sobrecargue. Si se porta en el antebrazo, como está de moda, la sobrecarga en el codo puede provocar epicondilitis. Llevarlo con muy poco peso y cambiando de brazo cada 5-10 minutos.

Bolso bandolera: Es el bolso más utilizado por las mujeres, e incluso por algunos hombres, y muchos otros tipos de bolsos incorporan este asa larga que va sobre el hombro. Es el mejor bolso para evitar los dolores de espalda, siempre y cuando no pese demasiado.Hay que llevarlo pegado al cuerpo, sin balancearlo y que la parte del asa que descansa sobre el hombro sea un poco más ancha y acolchada.

Bolso ‘clutch’: Gracias a la escasa capacidad de estos bolsos no cabe casi nada. Como consecuencia no existe sobrepeso que lesione la espalda. De todas formas, la recomendación es que la mujer que lo lleve cambie de mano cada 10 ó 15 minutos para no forzar demasiado las articulaciones.

Fuente: Coreo farmacéutico

Imagen: Pinterest