tu bebé tiene sudamina?

La sudamina (también conocida como miliaria) es una especie de “sarpullido por calor” que aparece normalmente como consecuencia de una vestimenta demasiado calurosa o por la fiebre. Otras posibles causas son el calentamiento excesivo dentro de la incubadora o los ambientes muy cálidos sin aire acondicionado.

 Típicamente se caracteriza por la aparición de diminutas vesículas transparentes que simulan gotas de agua sobre la piel. Se visualiza sobre todo en la frente y parte superior del tronco, debido a la acumulación del sudor debajo de la piel. Estas vesículas son tan superficiales y frágiles que pueden romperse frotando de forma suave la piel del bebé.

 Las medidas a adoptar son:

  •  Se debe mantener al bebé fresco y seco cuando el clima está cálido, vestirlo con ropa ligera y suave. La ropa no ha de ser ajustada y ha de estar elaborada preferiblemente de algodón, ya que esta fibra es muy absorbente y mantiene la humedad lejos de la piel del bebé.
  • En estancias cerradas, mantener una temperatura suave sin calor excesivo mediante el uso de aire acondicionado o ventiladores puede ayudar a evaporar la humedad y refrescar al bebé.
  • Revisar el pañal con frecuencia y cambiarlo en cuanto esté mojado para que no se acumule la humedad ni el calor.
  • Si el bebé suele sudar mucho y es época calurosa, mejor evitar el uso de talcos, aceites y otros ungüentos, ya que tienden a mantener la piel más caliente y obstruyen los poros.
  • A la hora del baño, para evitar una mayor irritación mejor lavar la piel del bebé sin gel y con agua tibia, no caliente.

Si la miliaria o sudamina ya ha aparecido, deberemos seguir con las recomendaciones anteriores para que no se agrave, y normalmente no necesitan otro tratamiento, ya que desaparecen si el bebé deja de pasar calor excesivo y se le mantiene fresco; en ciertos casos con mucha irritación y escozor asociados, pueden resultar útiles las lociones con óxido de zinc y alfabisabolol, con propiedades secantes y calmantes.