¿Tienes rosácea?

Se conoce como Rosácea o Couperosis a la aparición de pequeñas venas visibles en la zona de mejillas y nariz cuyo color puede oscilar del rojo al azul violáceo.

Estas venitas ocasionan un aumento de vascularización a la zona ocasionando sensación de calor, ardor, rojez y en ocasiones brotes de acné, dado lugar al acné rosácea, esto es debido a una mayor aporte de nutrientes a la unidad folículo pilosebácea de la piel lo que produce un aumento de la producción de grasa y focos de acné.

ORIGEN DE LA ROSÁCEA

Ya sabemos que es la formación de nuevas venitas (angiogénesis) en la zona dérmica de la piel pero, ¿por qué aparecen?.

El ser humano tiene la capacidad de formar nuevas venas (angiogénesis) lo cual es muy útil tras golpes, heridas, traumas importantes, ya que es básico para reparar nuestro organismo, el problema ocurre cuando esta formación de nuevos vasos no es deseada, como ocurre con la rosácea.

El estímulo que condiciona la formación de nuevos vasos en esta zona, es la congestión sanguínea en la zona de las mejillas y/o nariz, para solucionar este acúmulo de sangre, el organismo forma nuevas venas que den salida a la sangre acumulada.

Por ello, los golpes de calor en la cara  que pueden ser por saunas prolongadas, personas vergonzosas (acúmulo de sangre en la mejillas), sofocos en la menopausia, ejercicio intenso mantenido, golpe de calor (sol, uva), ingesta mantenida de bebidas alcohólicas que aumenta la congestión sanguínea facial, etc. pueden ser el origen de esta patología.

PREVENCIÓN DE LA ROSACEA

– Evitar frotar o exfoliar la piel afectada: Esto irrita la piel y empeora la rosácea. Evitar el uso de tónicos astringentes, en su lugar tonificar la piel con un agua termal

– Ser suave en la limpieza
– Limpiar la piel con agua tibia, no caliente.
– Emplear un limpiador suave y sin perfume.

– Después de lavarla, secar bien la piel y esperar entre 5 y 10 minutos para aplicar cualquier producto

– Aplicar la medicación antes del protector solar o maquillaje. Esto hace la medicación más efectiva. Esperar de 5 a 10 minutos antes de emplear el siguiente producto.

– Aplicar un protector solar diario. La exposición solar empeora la rosácea. Aplicar un protector solar cada mañana ayuda a proteger la piel, siempre que el producto solar no contenga ingredientes irritantes como alcohol o perfume. Debe ser de protección elevada y preferiblemente con filtros físicos.

– Elegir maquillaje con precaución. Algunos maquillajes no son adecuados para las pieles con rosácea. Evitar maquillajes resistentes al agua o muy densos ya que después hay que limpiar mucho más concienzudamente y esto tiende a irritar la piel. Un maquillaje ideal para la rosácea debe contener siliconas para un efecto barrera, e idealmente protección solar UVA UVB.

Si las situaciones de riesgo son inevitables:

La prevención se basa en compensar lo más rápidamente la congestión sanguínea en la zona de mejillas y/o nariz, siendo a veces más fácil de hacer que en otras:

  • Sauna: Aplicar hielo (suele haber en las zonas de sauna) o agua fría en la zona de las mejillas nada más salir.
  • Ejercicio intenso: aplicar agua fría en la mejillas al terminar el ejercicio. Evitar la ducha de agua caliente en la cara tras el ejercicio.