cuidas de alguien con fibrilación auricular?

Si cuida a una persona con FIBRILACIÓN AURICULAR, es usted uno de los millones de cuidadores en todo el mundo. Puede cuidar a alguien a quien quiere mucho, pero siempre habrá días duros y puede parecer una tarea ingrata. Le ofrecemos la siguiente información para Fibrilación auricularcilitar el cuidado diario.

¿Qué puedo hacer para ayudar?

Cuidar a alguien puede suponer una gran responsabilidad. Es natural que se preocupe. La buena noticia es que muchas personas que padecen FIBRILACIÓN AURICULAR pueden llevar una vida activa y feliz. A continuación, le ofrecemos consejos prácticos que pueden ayudarle.

Por desgracia, la FIBRILACIÓN AURICULAR comporta un mayor riesgo de ictus. Infórmese sobre ello y sobre cómo puede reducirse el riesgo. Asegurarse de que la persona a la que cuida toma la medicación según las instrucciones de su médico es probablemente lo más importante que puede hacer.

 Sepa que cuidar de usted mismo también es una prioridad

La responsabilidad del bienestar de otra persona puede ser una carga pesada. Por supuesto, cada persona reacciona de forma diferente, pero puede llegar a sentir que reprime sus emociones.

 Aunque parezca muy sencillo, poder compartir sus sentimientos y preocupaciones con otras personas puede suponer una gran diferencia. Explicar a alguien cómo se siente le permite quitarse un peso de encima. Y es bueno que tenga a más de una persona con quien lo pueda hacer. Estar en contacto con otras personas de su entorno es una gran ayuda porque le recuerda que tiene otras Fibrilación auricularcetas más allá de ser alguien que proporciona atención y cuidados. No hay nada egoísta en ello; recarga la energía que necesita para prestar su apoyo a diario.
Precauciones ante la posibilidad de hemorragia
Si la persona que está cuidando padece FIBRILACIÓN AURICULAR, es probable que le hayan recetado un anticoagulante. Este tratamiento es importante porque previene la formación de coágulos de sangre, que pueden causar un ictus. No obstante, ello también significa que deben evitarse las situaciones que puedan provocar sangrado.

 Consejos para evitar que la persona que cuida tenga hemorragias accidentales
• Si le corta las uñas, por ejemplo, debe hacerlo con mucho cuidado. De igual modo, los cuchillos, las tijeras y otros objetos afilados pueden entrañar peligro, y es mejor que estén guardados.

• Si afeita a la persona que cuida, utilice una máquina de afeitar eléctrica para evitar cortes.

• Las encías también pueden sangrar, el uso de un cepillo de dientes suave e hilo dental encerado puede ayudar. Debe evitar el uso de palillos de dientes. Si la persona que cuida tiene una cita con el dentista, aunque solo sea para una limpieza, informe al dentista de que está tomando un anticoagulante.

• Recuerde a la persona a su cuidado que use guantes cuando realice tareas en el jardín o cuando utilice herramientas afiladas.

• Tenga especial cuidado cuando recorte callos y durezas.

Prevención de caídas: Como cuidador sabe muy bien lo importante que es evitar las caídas. Una caída puede causar una hemorragia interna, que es peligrosa para cualquier persona, pero especialmente para aquellas que toman anticoagulantes. A continuación, se enumeran algunos riesgos que es deseable evitar.

 RIESGO

Falta de elementos de soporte en el baño, ducha o lavabo: Instale barras de sujeción y utilice alfombrillas o tiras antideslizantes. Para el lavabo, utilice barras de sujección e instale un inodoro elevado.

Subir escaleras: Instale barandillas a ambos lados.

Escaleras o pasillos oscuros: Instale luces más luminosas e interruptores en ambos extremos.

Objetos en medio del paso tales como zapatos, libros…etc: Mantenga los sitios ordenados y las zonas de paso depejadas.

Alfombras que se deslizan: Retírlas o adhiéralas firmemente al suelo.

Objetos fuera de alcance: Piense en las cosas que utilice con más frecuencia y póngalas al alcance de la mano.